Image Alt
 • Mundo Gacel  • Bienvenida a la Nueva Actitud

Bienvenida a la Nueva Actitud

Es tiempo de cuidarnos. A nosotras mismas y entre nosotros. La contingencia nos ha llevado a hacer una introspección, a detener nuestras ajetreadas vidas y pensar en nosotros y quienes nos rodean. A pensar en un futuro mejor y nuestro rol dentro de éste.

Sí, volveremos a volar. Lo haremos desde un nuevo punto de vista, recargadas, con más actitud y listas para lo que venga. Y es que para hacerlo, primero es necesario tener los pies bien puestos en la tierra.

No olvidemos que aprendimos a caminar en nuestros propios zapatos pero también a ponernos en los zapatos de otros y hoy más que nunca, es necesario.

Si tienes la suerte de cambiar tus tacones por zapatillas en casa, disfrútalo. Tomemos esto como una chance para crecer y ser mejores. Seguimos trabajando desde nuestro hogar pero esta vez, podemos aprovechar ese tiempo que gastamos en el viaje al trabajo nutriéndonos. Hay tantos libros por leer, películas por ver y oportunidades en un mundo super interconectado, cosas que a veces no tomamos porque no tenemos tiempo. Hoy es cuando.

Si debes acudir a tu trabajo, esta es la oportunidad de cuidarnos entre todos y entregar lo mejor que hay de nosotros. Como somos menos en las calles, los tiempos de viaje pueden reducirse y a lo mejor llegas antes a casa para regalonearte y entregarte ese tiempo que tanto mereces por todo lo que haces día a día.

Lo que hoy tenemos en nuestras manos y el camino que nuestros pies deben recorrer es una oportunidad. Una oportunidad para ser mejores, para darnos ese tiempo que no nos dimos; para equilibrar trabajo y descanso porque nuestro cuerpo y mente necesitan de ambas cosas.

Si algo han demostrado estos días en nuestro país y en el mundo, es que el tiempo es valioso. El tiempo que dedicamos a nosotras mismas, a nuestros seres queridos, el tiempo que te das para ayudar a esa persona en la calle, el tiempo que usas en prevenir lavándote las manos, aplicando una extra limpieza, preocupándote de cuidar el entorno y las personas que viven en él. Estamos todos en lo mismo.

Pronto podremos volver abrazarnos, a juntarnos, a recorrer la ciudad y la veremos con otros ojos porque desde nuestras casas, hemos aprendido el valor de los detalles que solíamos dar por sentado. Aprender, renovarse, reinventarse, ser justas con nosotras mismas y con el resto. Eso es actitud.

Lo que no nos doblega, nos hace más fuertes.


Contenido desarrollado por: 
Mane Campos
ESCRIBE UN COMENTARIO